HELLER – Maquinaria

Funcionamiento de un compresor de aire comprimido

Funcionamiento de un compresor de aire comprimido

El aire comprimido es un tipo de aire en el que la presión del mismo es mayor a la presión atmosférica. Es el aire como el que respiramos, pero con un volumen reducido y mantenido a presión. Cuando se comprime, adquiere la misma composición de todos los gases, pero con menos espacio y con las moléculas unificadas. Para esto se utiliza una máquina especial llamada compresor, ¿cuál es el funcionamiento de un compresor de aire comprimido?

Funcionamiento de un compresor de aire comprimido

Para poder comprimir el aire es necesario utilizar una máquina especial denominada compresor. Esta es la encargada de unificar todos los gases y comprimir el aire. El aire comprimido puede utilizarse como fuente de energía para accionar máquinas neumáticas, pero también para preservar los alimentos y bebidas. Como fuente de energía, el aire comprimido es mucho más seguro y fácil de utilizar que otras opciones como las baterías y el vapor.

¿Cómo es el funcionamiento de un compresor de aire comprimido? El mecanismo de acción es bastante sencillo. Este tipo de máquinas absorben el aire por una válvula de entrada y lo comprimen al volumen necesario, para después descargarlo presurizado a un depósito utilizando una válvula de salida. El proceso que realiza el compresor suele hacerse utilizando un motor eléctrico.

El desplazamiento del aire que utilizan los compresores puede ser de dos tipos:

  • Positivo. Se trata de un método de compresión en el que el aire se almacena en un espacio reducido a través de un dispositivo mecánico.
  • Dinámico. Este tipo de compresores lo que hacen es reducir el volumen del aire, además aceleran el flujo del aire.

Los compresores de aire comprimido tienen la función de aspirar el aire atmosférico y después aplican un tratamiento específico en su interior. Así es como, a su salida, el aire es capaz de actuar como fuente de energía. Cuando el aire ha sido aspirado, se transfiere a un dispositivo que lo enfría y reduce la temperatura del aire con el propósito de que ocupe menos espacio al almacenarse.

Una de las características del aire comprimido es precisamente el poco volumen que ocupa. Esto permite que aumente la capacidad de suministro en la red neumática, algo que también incrementa su eficiencia. Para el adecuado funcionamiento de un compresor de aire comprimido, el aparato debe contar con un tubo flexible que ayuda a liberar el aire comprimido; este tubo permite liberar el gas con una presión que se regula a través de un presostato.

Partes del compresor de aire comprimido

Un compresor de aire comprimido se compone de tres partes fundamentales:

  • Compresor. Gracias a esta pieza es posible el adecuado funcionamiento de un compresor de aire comprimido. Se trata de un cilindro con pistón, que se impulsa por motor eléctrico y que es el encargado de recoger el aire del ambiente y comprimirlo.
  • Tanque o depósito, que es donde se almacena el aire comprimido
  • Equipo de control y suministro para la distribución del aire comprimido. Esto se consigue a través de un presostato que controla la presión con la que saldrá el aire del tanque o depósito. El aire pasa por un tubo flexible en cuyo extremo hay un manómetro.

¿Cómo usar un compresor de aire comprimido de forma adecuada?

Ahora que ya conoces el funcionamiento de un compresor de aire comprimido, así como las partes del mismo, debes tener en cuenta una serie de recomendaciones en el momento de utilizar estos equipos. Siguiendo estos consejos de uso, podrás obtener resultados de calidad y el equipo no se deteriorará.

Empieza por instalar las ruedas en el compresor desde el primer uso y colocar el filtro encargado de admitir el aire. Después, retira y reemplaza un tapón sin orificio por otro que sí lo tenga antes de conectar el aparato a la corriente eléctrica; este tapón es el de transporte. Antes de accionar el compresor, verifica el nivel de aceite, que el interruptor del compresor esté apagado y solo después de hacer estas verificaciones es cuando puedes conectar el compresor a la toma eléctrica.

Tipos de compresores

Es importante escoger el compresor de aire comprimido que se ajuste a las necesidades del taller, fábrica e incluso, labores del hogar. Los compresores pueden utilizarse en múltiples industrias y son esenciales en los talleres de mecanizados. ¿Cuál es el mejor compresor de aire? Para escogerlo, ten en cuenta el uso que se le dará a la máquina.

Es posible encontrar distintos compresores que se agrupan según las tecnologías que empleen. Los de desplazamiento positivo pueden clasificarse, a su vez, en rotativos y alternativos. Los primeros utilizan un elemento rotativo que es el que permite comprimir los gases; los segundos utilizan un cilindro que, con un movimiento ascendente y descendente, permiten la compresión del aire.

Los compresores rotativos más importantes son:

  • Tornillo, con dos rotores que giran a la vez para comprimir el aire
  • Scroll, que utiliza dos espirales para bombear el aire y elevar la presión del mismo.
  • Paletas, con un rotor formado por varias paletas en forma de aspa.

El compresor de aire alternativo más utilizado es el de pistón, que tiene un funcionamiento similar al de los motores de combustión interna. Este tipo de máquinas se componen por un cigüeñal que acciona el pistón y se mueve dentro de un cilindro.