HELLER – Maquinaria

¿Cómo es el funcionamiento de compresor de pistón?

Funcionamiento de compresor de pistón

El compresor de pistón es uno de los compresores más utilizados y comunes dentro de la industria, además de ser el más antiguo. Este tipo de compresor puedes encontrarlo en sus variantes simple o doble, con y sin aceite. Además, también es posible encontrarlo con distintos números de cilindros configurados, a su vez, en función del tamaño del compresor. El funcionamiento del compresor de pistón es bastante sencillo y si se hace de forma adecuada, se pueden obtener excelentes resultados.

Funcionamiento de compresor de pistón con y sin aceite

El aire comprimido juega un papel fundamental en la vida cotidiana. Está presente en los vehículos, para el accionamiento de distintas máquinas e incluso en las industrias alimentaria y farmacéutica. Para obtener aire comprimido, que es similar al aire que respiramos, pero con menor volumen y con todos los gases que lo componen, unificados, se debe de utilizar un compresor.

Dentro de los distintos tipos de compresores que existen hoy en día, el de pistón es el más antiguo y también uno de los más utilizados. El funcionamiento de compresor de pistón es muy sencillo y aporta grandes beneficios para la industria. Este tipo de compresor, como su nombre indica, funciona a través de un pistón y es posible encontrarlo en sus variantes con y sin aceite; además, también pueden haber compresores de pistón de diferentes tamaños y con mayor o menor número de cilindros configurados en V o en L, pero esto depende de las dimensiones del propio compresor.

Tipos de compresores de pistón

El compresor de pistón lubricado con aceite utiliza una lubricación por presión o por salpicadura. Este tipo de compresor tiene válvulas de acción neumática que se abre y cierra a través del efecto de las diferencias de presión que se ejercen a ambos lados del disco de la propia válvula.

Por su parte, el compresor libre de aceite puede estar fabricado con anillas de pistón elaboradas al carbono o PTFE (teflón). En este tipo de compresores la pared del pistón y del cilindro pueden dentarse como los compresores de laberinto.

¿Cómo funciona un compresor de pistón?

El compresor de pistón data de finales del siglo XVIII, sin embargo, el concepto de aire comprimido existe desde que los seres humanos intentaron mantener el fuego encendido soplando sobre él. Los compresores de pistón, desde su aparición, no han hecho más que evolucionar gracias a los grandes avances tecnológicos; dentro de estos avances se encuentran, entre otros, su alto rendimiento. Esto los ha convertido en uno de los compresores más populares entre las distintas industrias.

El funcionamiento de compresor de pistón se inicia con la denominada fase de admisión. En esta fase, el pistón hace un movimiento descendente y aspira el aire a través del filtro del compresor; posteriormente, el aire pasa a través de las válvulas de entrada. Es importante destacar que durante esta fase las válvulas de descarga del compresor están cerradas. Cuando el pistón sube, el aire se comprime. Las válvulas de entrada se cierran, mientras que las de descarga se abren para permitir que el aire se descargue. A esta fase se le llama de salida.

El funcionamiento de compresor de pistón es similar en todos los compresores de pistón; todos estos compresores se rigen bajo el mismo principio. Sin embargo, la aplicación de dicho principio varía entre compresores. Estas variaciones podemos encontrarlas en el número de fases o etapas en las que se realiza la compresión. Hay compresores que realizan todo el proceso en una etapa, pero también los hay de dos o más. La reducción de las fases de compresión ayuda a reducir el trabajo de la máquina y, en consecuencia, la temperatura final del aire. Lo ideal al comprimir el aire en un compresor de pistón es utilizar un intercambiador de calor que permita al aire enfriarse en las distintas etapas del proceso.

Partes del compresor de pistón

Un compresor de pistón se caracteriza por las partes que lo conforman. Estas partes son:

  • Cabezal, donde se encuentran los pistones encargados de comprimir el aire.
  • Motor eléctrico, que transforma la energía eléctrica en mecánica para que las poleas y correas del compresor funcionen accionen al cabezal que permite la compresión del aire.
  • Tanque o depósito, en la que se almacena el aire comprimido con un volumen reducido.
  • Válvula de retención, que es la que permite que se almacene el aire en el tanque.
  • Presostato, que mantiene la presión del tanque de almacenamiento.
  • Válvula de seguridad, cuya revisión debe realizarse de forma semanal.
  • Manómetro, herramienta que sirve para indicar la existencia de presión y la intensidad de la misma en el interior del tanque.
  • Válvula purgadora, encargada de drenar la humedad.
  • Visor de aceite, que permite conocer los niveles de este lubricante en el compresor.
  • Poleas y correas o elementos de transmisión, que permiten enviar energía al cabezal para su funcionamiento.