HELLER – Maquinaria

Compresor de aire industrial: características y usos

compresor de aire industrial características

Los compresores de aire son pieza importante en múltiples sectores de la industria. Si te preguntas qué es el compresor de aire industrial, sus características y para qué sirve, te adelantamos que sin ellos, la gran mayoría de las fábricas de todo el mundo se detendrían. Curiosamente, aproximadamente un tercio de la energía que se consume en la fábrica se relaciona con el aire comprimido.

¿Qué es el aire comprimido?

El aire comprimido se encuentra en casi todo lo que nos rodea, pues este se emplea en la mayoría de las industrias. Se le denomina «la cuarta utilidad», después del agua, la electricidad y el gas natural. El compresor de aire industrial, por sus características, ocupa un lugar fundamental en las fábricas; de hecho, la importancia del mismo es casi equiparable a lo que lo fueron las máquinas de vapor durante la Revolución Industrial.

Como ya hemos adelantado, un tercio de la energía que consume una fábrica se relaciona directamente con el aire comprimido por lo que, de no existir, las plantas de producción de todo el mundo se detendrían. Por otra parte, el aire comprimido también se emplea en los medios de transporte como trenes, barcos y automóviles.

¿Qué es un compresor de aire industrial?

El compresor de aire industrial es una máquina que se encarga de comprimir el aire que recoge del exterior. El aire comprimido se expulsa de esta máquina con mucha fuerza, debido al efecto compresor. Es precisamente debido a este efecto que puede emplearse el aire comprimido para múltiples tareas, como limpiar productos, hacer funcionar máquinas herramientas o inflar una rueda.

El compresor de aire industrial, por sus características, tiene múltiples usos. Resulta muy versátil y puede adaptarse a distintas tareas como pintar y limpiar; también se emplea para triturar piedras y verter cemento, para taladrar, cepillar o grapar. Este tipo de compresores se utilizan para accionar máquinas, sistemas de elevación y refrigeración.

Gracias a su versatilidad, el compresor de aire industrial puede adaptarse fácilmente a los pequeños talleres, fábricas y hasta en las grandes industrias, como la naval. Son el mejor recurso para todas aquellas labores que requieran el trabajo con altas presiones de aire, pero también con grandes volúmenes de este elemento.

Compresor de aire industrial: características

El compresor de aire industrial, dentro de sus características, ofrece la posibilidad de crear dos tipos de aire comprimido, que son:

  • Energético, que se emplea para almacenar y transmitir la energía que se requiere para un trabajo mecánico. En la industria metalmecánica, el aire comprimido se emplea para el accionamiento de herramientas neumáticas y líneas de producción.
  • Activo, que entra en contacto directo con un producto final. Este tipo de aire, por ejemplo, se utiliza para ayudar a conservar mejor los alimentos y bebidas; también se emplea en la industria farmacéutica, química y hasta en la electrónica. Este tipo de aire debe ser de gran pureza, por lo que se realiza el filtrado de agentes contaminantes, agua, polvo y aceite.

Antes de elegir un compresor de aire industrial es importante tener en cuenta no solo las características de la máquina, sino el uso que se le dará. Debe determinarse qué aplicación se le dará al compresor, cuál es el caudal de aire comprimido necesario, así como la presión del aire más adecuada y la calidad necesaria de dicho aire.

Una vez que ya conoces la utilidad que se le dará al compresor, se debe determinar qué tipo de compresor puede utilizar la fábrica o empresa: con inyección de aceite o libre de aceite. El compresor de aire comprimido con inyección de aceite es el más utilizado por las fábricas. Además, su precio no es tan elevado como uno que funciona sin aceite. Este tipo de compresor se emplea para la obtención de aire comprimido energético.

Por su parte, el compresor industrial libre de aceite requiere mayor inversión, pero es capaz de producir aire comprimido 100% libre de aceite, lo que hace que el aire comprimido sea de alta calidad y pueda emplearse en las industrias alimentaria y farmacéutica. Es decir, este tipo de compresor es ideal para generar aire comprimido activo.

¿De pistón o de tornillo?

Cuando se elige un compresor de aire también debe tenerse en cuenta si se necesita uno de pistón o de tornillo. El compresor de pistón es más económico y es muy fácil de mantener; este tipo de compresores se utilizan en la industria para labores que no requieren mucho aire comprimido o se necesitan durante un breve período de tiempo. El inconveniente de este tipo de compresores es que hacen mucho ruido.

Por su parte, el compresor de tornillo rotativo representa una mayor inversión, pero supone múltiples ventajas para la industria; este tipo de compresor trabaja a gran velocidad y es capaz de producir mayor volumen de aire comprimido que el compresor de pistón. Por otra parte, este compresor es más silencioso, no ocupa mucho espacio y es ideal para el funcionamiento en continuo. Además, supone mayor eficiencia energética.

El compresor de tornillo rotativo se divide en dos: velocidad fija y variable. Los primeros son los más utilizados cuando se requiere el flujo constante de aire; los de velocidad variable son ideales para tareas donde la demanda de aire fluctúa, además de que son mucho más eficientes energéticamente que los de velocidad fija.